………………………….CHIC, CHIC………………………………………PUM

Un cuento de Julio Coronado en Zona Crítica Literaria

 

Por Julio Coronado

 

Entró a la fuerza con veinte años recién cumplidos. Por el mismo motivo que casi todos: la falta de trabajo. No fue de los primeros de su promoción. Cuando egresó tuvo como destino una comisaría de barrio. Se las arregló para hacer todas las tareas administrativas, su verdadera fortaleza. Siempre fue miedoso. No le gustaba la calle. Tanto que poco le importó perder dinero en sus primeros años de policía. Los agentes sacan un plus de su sueldo en las rondas diarias.

Llevaba nueve años de carrera y ningún ascenso. Un jefe de distrito lo llamó para que se hiciese cargo de la sección de suministros. Llegó a ese puesto por dos razones: la falta de agentes en la calle y su fama de ordenado y eficiente en el ámbito de la administración. Todo el dinero y la mayor jerarquía perdida en su carrera policial no significaron nada para lo que vendría. En cuatro años llegó a Inspector Mayor y sus haberes se duplicaron legalmente y se quintuplicaron por los favores hechos a los proveedores del estado. Su vida tenía un destino fijado: la jubilación. La cobardía que siempre lo había perseguido estaba guardada en lo más profundo de su mente. La había sorteado a su modo, aunque nunca la pudo vencer. Mediante el dinero, el engaño y la falta de moral estaba llegando el final de su carrera sin manchas en su expediente y sin haber disparado ni una sola vez en un enfrentamiento con algún tipo de delincuentes.

A mitad de año el Jefe de policía de la provincia le ofreció un negocio millonario. Comprar una partida de armas al doble de su precio, fraguar un robo y venderlas en el mercado negro. Tardó varios días en decidirse y respondió que no. No iba a prestarse a semejante empresa. Le faltaba poco tiempo para su retiro y no quería correr más riesgos. Sus superiores hicieron la operación de todos modos. Su eterno miedo esta vez le jugó una mala pasada.

Los altos mandos de la institución decidieron deshacerse de él. Comenzaron a perseguirlo. Una investigación realizada por un ente auditor del gobierno, a partir de una denuncia anónima, fue descubriendo todas las irregularidades. La jefatura hizo un trato con la persona que investigaba y el hombre más cobarde de la policía fue el chivo expiatorio.

Un día recibió la noticia. Iba a ser dado de baja. No quiso volver a su casa. Manejó su auto hasta acabar el combustible. ¿Qué iba a hacer? ¿Cómo se lo diría a su familia? Buscó todas las soluciones posibles. Ni el suicidio lo conformaba. Igual iba a terminar en la ruina. Cuando el oro del sol comenzó a tragarse la tierra paró en una estación de servicio. Después de llenar el tanque, estacionó el auto y entró a comprar una botella de agua mineral. Necesitaba refrescar la mente también y decidió beber dentro del minimarket.

No había tomado más de un vaso cuando entró un chico. Por la suavidad de su piel debe haber tenido 18 años. Caminó decidido hasta la caja del negocio, sacó un arma y amenazó a todos. Era un asalto. Justo en el último día de su carrera. El miedo otra vez presente. Alguna vez lo iba a tener que vencer.

Sacó una Beretta de la cintura, chic, chic, la martilló, se paró y gritó “Quedate quieto. Soy policía. No va a pasar nada. Dejá tu revolver en el piso y andate. No va a pasar nada…”Pum.


Si has llegado hasta aquí y te gustó nuestra publicación Suscríbete!!!! 
Te enviaremos un correo con nuevos contenidos

2 thoughts on “………………………….CHIC, CHIC………………………………………PUM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.