LOS BIBLIOTECARIOS HACIA LA NUEVA NORMALIDAD, ¿RESILIENTES O ABATIDOS?

 

Por Paola Benegas  *

La transición de la actual pandemia hacia la llamada nueva normalidad ha puesto al descubierto muchas debilidades como así también muchas fortalezas en los actuales profesionales de la información. Sin lugar a dudas la crisis mundial generada por el COVID-19 ha retomado vital importancia en el mundo de las bibliotecas, como así también en los profesionales de la información quienes para superar esta crisis deberán transitar hacia esa nueva normalidad desde la resilencia.

Días atrás mirando unas fotos de la última charla que alcance a dar sobre formación de usuarios en la biblioteca que actualmente me desempeño, pensaba que difícilmente en aquel momento me hubiera podido imaginar que esa sería la última vez que mantendría un contacto personal con mis usuarios. Creo que ninguno de nosotros esperaba que este 2020 comenzara de la peor manera, como una historia de terror, o lo que es peor aún como una historia de la cual conocemos el principio pero no el final, con una pandemia a la que hoy conocemos como el COVID-19.

 

Seguramente este tiempo que nos ha tocado transitar no haya sido de lo más fácil para ninguno de nosotros considerando de que pasamos por múltiples cambios en todos los aspectos de nuestra vida, destacándose en el plano laboral el  pasar a desempeñarnos de un contexto presencial a uno puramente virtual (aquellos afortunados que contamos con el privilegio de disponer de las herramientas para poder hacerlo claro), y creo que no sólo se trata de adaptarnos a un nuevo entorno laboral considero que el desafío que nos plantea esta pandemia va mucho más allá de eso ¿no lo creen?.

 

Esta pandemia sin lugar a dudas es la mayor prueba de resilencia a la humanidad entera, prueba que ha puesto en juego nuestras capacidades o habilidades de afrontar la adversidad que hoy nos toca transitar, y no solo desde lo técnico o funcional respecto a nuestro trabajo como profesionales de la información sino también desde lo emocional frente a las situaciones de estrés, ansiedad y angustia que todo esto nos genera.

 

Todos sabemos que han sido días muy difíciles en los que muchos de nosotros tuvimos que adaptarnos a un nuevo modo de trabajo remoto, haciendo uso de muchas

herramientas para poder mediar en estos entornos donde reina lo virtual, seguramente algunos lo habremos sabido sobrellevar con mayor o menor éxito, lo importante es que decidimos avanzar y no quedarnos en el camino, camino largo por recorrer aún donde el nuevo horizonte tal vez ya no sea la biblioteca de libros y estantes físicos, de alumnos y docentes por los pasillos, quién sabe (biblio internautas tal vez…)

 

Este tiempo nos debe invitar a repensarnos, a reflexionar sobre nuestras propias grietas como profesionales y colectivo profesional del que formamos parte, no solo

debemos ocuparnos del desarrollo de las colecciones, de la reasignación de los espacios físicos en las bibliotecas, de cómo seguiremos el acompañamiento a nuestra

comunidad de usuarios y de los servicios que brindaremos a partir de la nueva normalidad. Considero que más allá de todo eso (que sin lugar a dudas no debe dejar de importarnos) estamos nosotros mismos como profesionales de la información, y que debemos plantearnos acerca de cuál es el camino a recorrer de aquí en más y de qué forma vamos a elegir transitarlo, camino que sin lugar a dudas no será el más fácil pero tampoco el más difícil, si elegimos transitar desde la cooperación, el respeto, la empatía, la solidaridad y la sinergia entre nosotros mismos.

 

Hoy más que nunca tenemos una gran oportunidad de renacer, de redefinirse como mejores profesionales de lo que fuimos ayer, de mejorar nuestras debilidades y

potenciar nuestras fortalezas. No tendremos el poder de hacer que esto cambie en lo inmediato, pero sí de elegir cómo transitar hacia esa nueva normalidad, en nosotros debe estar la capacidad de reinventarnos y fortalecernos, de apoyarnos y solidarizarnos con nuestros pares que en estos momentos más nos necesiten.

 

Debemos pensar no solo desde la individualidad que hoy nos toca vivenciar a cada uno, sino desde el colectivo profesional del cual formamos parte, debemos pensar que “…cuando la tormenta pase y se amasen los caminos seremos sobrevivientes de un naufragio colectivo…” (Alexis Valdés). Si nos mantenemos fuertes y unidos seguramente podamos sobrellevar muchas tormentas más…

 

Cada quien ha de elegir cómo seguir de aquí en más recorriendo ese camino, yo elijo apodarme de mis fortalezas y apoyarme en mis afectos, en tender puentes y manos que ayuden a otros a transitar ese camino de la mejor manera, si lo recorremos juntos creo que será más difícil perderos en el mismo.

* Paola Banegas (37) es Técnica Universitaria en Documentación (UNCuyo), Especialista Docente de Nivel Superior en Educación y TIC (INFD), Licenciada en Documentación y Gestión de la Información (UNCuyo) y actualmente cursa la Diplomatura en Economía y transformación Digital (UCCuyo)

Se desempeña como Coordinadora de Biblioteca en Pontificia Universidad Católica Argentina (Sede – Mendoza) y como Bibliotecaria en Servicio Geológico Minero Argentino (SEGEMAR), además, es miembro de la red Argentina de bibliotecas especializadas REDAM

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.