ACERCA DE LOS SUEÑOS EN LA PANDEMIA

ACERCA DE LOS SUEÑOS EN LA PANDEMIA
“la función del sueño nos permite tramitar”

Por Lic Karen Rodriguez

A pedidos de los lectores, en mi nota anterior comenté acerca de los sueños como síntomas en esta cuarentena, donde explicaba que es un aspecto saludable del sujeto porque permite tramitar aquello que en la cotidianeidad no logramos realizar. Se viene escuchando, diciendo y hasta me llegan consultas o preguntas de si es “normal” tener sueños “raros”, recurrentes o soñar con mayor frecuencia en esta cuarentena. Los sueños siempre han sido un mundo que nos abre preguntas, incógnitas, hasta incertidumbre. Sin embargo, además de ser una función psíquica
fundamental para que nuestros cuerpos recuperen energía, también es una realización del deseo.
Y ustedes se preguntaran ¿cómo se puede realizar el deseo cuando se sueña? En principio, el psiquismo tiene dos mecanismos fundamentales para configurar estas imágenes oníricas, llamadas popularmente sueños. Uno de los mecanismos tiene que ver con el de desplazar y otro con el de condensar. ¿Qué quiere decir esto? Imaginemos un jeroglífico egipcio que está conformado por diferentes símbolos y signos que en su conjunto significan algo. En nuestro psiquismo existe algo parecido que se traduce en recuerdos de personas, de vivencias, de lugares, pensamientos pendientes antes de conciliar el sueño como proyectos inconclusos, preocupaciones acerca de la salud, estado de angustia frente al encierro, y demás ocurrencias  diurnas que quedaron pendientes. Por lo que los mecanismos mencionados (desplazamiento y condensación) se ponen en juego para configurar diferentes escenarios. Es en esos escenarios donde transcurren algunos de esos movimientos psíquicos que quedaron pendientes. Y ¿Qué relación tiene esto con el deseo? Bueno, muchas de las cosas que dejamos pendientes, sin realizar, tienen que ver con el deseo. El deseo es aquel afecto que circula en nosotros y nos permite realizar diferentes movimientos. Muchos de nosotros nos quedamos en pausa cuando se comunicó la noticia del confinamiento. Algunos proyectos quedaron congelados, actividades inconclusas, viajes cancelados, vínculos lejanos, etc. Lo que llevó a que se abra un espacio psíquico para tramitar aquellos afectos que no han podido circular o realizarse en el movimiento usual de nuestras vidas. Los sujetos siempre soñamos, la diferencia es que previo a la cuarentena nuestra cotidianeidad estaba saturada de actividades externas que no nos permitían tener un espacio de comprensión para diferenciar los movimientos propios del deseo y los movimientos propios del deber hacer. Por ende lo que nos sucede hoy es que estamos en un espacio y tiempo de pausa que nos permite comprender y recordar lo que soñamos.
Hay una diferencia esencial entre los sueños donde se realiza el deseo, y lo que generalmente llamamos pesadillas. Dentro de estas últimas, podemos diferenciar los sueños traumáticos o de angustia y los trastornos del sueño. En términos generales, y de manera simple, los sueños traumáticos son aquellas escenas o imágenes oníricas que se tienen todas las noches de manera recurrente sin variaciones. Tiene que ver con algún suceso vivido como por ejemplo un accidente, en donde el estrés postraumático del hecho se tramita vía sueño. Por ejemplo en este caso la cuarentena ha producido angustia en muchos de nosotros, lo que puede llevarnos a tener pesadillas. Los trastornos del sueño son acontecimientos que pueden suceder en el cuerpo, como sensaciones físicas (por ejemplo, la parálisis de sueño, donde el cuerpo queda inmovilizado y no se logra el despertar del mismo). Es importante aclarar que esto puede producir insomnio. Sin embargo el insomnio tiene muchos factores. Es importante que si ud presenta sueños de angustia recurrentes, trastorno del sueño y/o insomnio consulte a un profesional de la salud.
Volviendo a los sueños donde se realizan nuestros deseos postergados o  endientes, podemos decir que en ellos se configuran lugares, personas, recuerdos variados y extraños para disfrazar nuestro deseo y tramitar lo pendiente. Ustedes se preguntaran por qué. Una respuesta posible es que los seres humanos buscamos maneras complejas de resolver lo que deseamos. Así como los jeroglíficos egipcios, los sueños son una trama de signos y símbolos que quedan a la interpretación nuestra y de otros (en el mejor caso acompañados por un analista). Es por esto que los invito a interpretar y reflexionar sobre los sueños que traman un posible deseo allí latente. Del deseo no sabemos nada hasta que se realiza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.