HACIENDO LO QUE NO HAY QUE HACER

Por ALEJANDRO CLARK

En la sesión del 23 de septiembre de 2020, en su sesión de tablas, la Cámara de Diputados de la Provincia de Mendoza dio curso favorable a proyectos de Resolución y Declaración impulsados por los distintos bloques. Entre ellos queremos destacar y hablar sobre uno de ellos, donde el Bloque UCR, pide que contratados para labores agropecuarias no pierdan asignaciones sociales.

Impulsado por Adrián Recha y José Orts, fue aprobado un proyecto expresando el deseo de que el Poder Ejecutivo provincial realice los actos útiles ante el Poder Ejecutivo Nacional, a fin de que aquellos mendocinos contratados para desarrollar labores agropecuarias, tales como siembra y cosecha, durante los años 2020 y 2021, no pierdan las Asignaciones Sociales otorgadas por el Gobierno Nacional.
Este proyecto nos sirve para plantearnos algunos temas de análisis, de acuerdo a lo que plantean los legisladores Orts y Recha:
Veamos lo que dice el proyecto:
“Que el Poder Ejecutivo provincial realice actos útiles frente al poder ejecutivo nacional”. Esto presupone que el poder ejecutivo provincial de signo radical debe gestionar frente al poder ejecutivo nacional, del Frente de Todos, la preservación de las Asignaciones Sociales otorgadas por el gobierno nacional…

Esta pretensión, totalmente inconducente la de los legisladores, ignora por completo, el funcionamiento de las asignaciones familiares, la tarjeta ALIMENTAR, el ingreso familiar de emergencia y el beneficio ATP.
Luego dice: “…aquellos mendocinos contratados para desarrollar labores agropecuarias, tales como siembra y cosecha, durante los años 2020-2021, no pierdan las asignaciones sociales otorgadas por el Gobierno Nacional”.
Presupone que la pérdida de las asignaciones sociales, otorgadas por el Gobierno Nacional, es consecuencia de la contratación para tareas de cosecha y siembra.

Nada más alejado de la realidad, veamos por parte.


Las asignaciones que percibe una trabajadora o un trabajador registrado son un 20% más que las que perciben las beneficiarias de asignación universal. El IFE es una prestación de emergencia que ya terminó su vida útil, salvo que el presidente anuncie lo contrario.


La tarjeta ALIMENTAR corresponde a:

  • Personas que cobren la Asignación Universal por Hijo con hijas e hijos de hasta 6 años inclusive.
  • Embarazadas a partir de los 3 meses que cobren la Asignación por Embarazo para Protección Social.

Personas con discapacidad que cobren la Asignación Universal por Hijo, sin límite de edad.Es una prestación alimentaria básica de $4.000 y $6.000 excepcionalmente. Evidentemente si tus hijos tienen más de 6 años no hay derecho a la percepción de este beneficio. Una persona que percibe este beneficio no tiene trabajo ni obra social ni aportes jubilatorios, es una prestación de emergencia.

Asignaciones Familiares

Una familia con 3 hijos menores de 6 años, al cobrar asignaciones familiares trabajando, pasa de cobrar asignación universal por $2.832 a cobrar como trabajador por cada hijo $3.540.
Además, todo el grupo familiar tiene obra social y el trabajador tiene aportes jubilatorios, cobertura de ART, suma a la economía formal y tiene la dignidad de un sueldo ganado por su propio esfuerzo. Nada es perdida con el trabajo registrado, ganamos todos.

¿Por qué se relaciona al trabajo registrado con la pérdida de derechos?
Desde hace mucho tiempo el trabajador agrícola ha sufrido toda clase de negación de derechos y faltas a su dignidad. Un trabajador en negro es un trabajador ilegal. Carece de la protección de la seguridad social, además no tiene ni obra social, ni seguro de riesgos del trabajo.
Por otro lado, un empleador que tiene un trabajador en negro, se puede perjudicar mucho económicamente en este contexto, ya que la ley lo castiga acorde al disvalor de su conducta. Dar un alta temprana y no hacer los aportes en tiempo y forma le quita al trabajador el derecho al cobro de las asignaciones familiares que le corresponden, al no llegar al mínimo de aportes requerido por la ley. Y le impide el pago de Asignación Universal por Hijo, ya que cuenta con el registro de alta temprana. Un perjuicio enorme para un trabajador, a veces con consecuencias nefastas.
La falta grave, el daño a prevenir, es la carencia de registro del trabajador y los aportes en tiempo, monto y forma correspondiente.
Para el pago de estas asignaciones se toma en cuenta el “Ingreso del Grupo Familiar” (IGF) que consiste en la suma de todos los ingresos de los integrantes del grupo familiar, veamos:

  • Tope Mínimo de Ingreso del Grupo Familiar $ 6.105,79.- (Resolución ANSES Nº 312/20).
  • Tope Máximo de Ingreso del Grupo Familiar $ 155.328.- (Resolución ANSES Nº 75/20)
  • Tope Máximo de cada integrante del Grupo Familiar $ 77.664.- (Resolución ANSES Nº 75/20


Un simple ejercicio de imaginación nos aclara que un cosechador o peón de tareas rurales nunca podría cobrar menos de $6.105,79 al mes en tan duro oficio y si se diera la justicia de que perciba $77.664 al mes no cobraría asignación familiar porque supera el tope y la discusión sería otra. Esa discusión es inédita, nunca pasó hasta hoy.
Otro simple ejercicio de imaginación nos muestra que si hay, por ejemplo: 1.000 cosechadores en Tres Porteñas con promedio de 2 hijos cada uno, hay solamente en asignaciones familiares más de $7.000.000. Irían al comercio local y las divisas no se fugarían al exterior. Con el trabajo registrado ganamos todos.
Si la política mendocina quiere preservar el derecho de los trabajadores y terminar con mitos tan perjudiciales como “el trabajo en blanco te quita la asignación”, tiene que informarse correctamente. Asistir a los pequeños y medianos productores con la correcta registración de su capital humano. Y sacar al territorio a los órganos de control legitimados (AFIP, Subsecretaría de Trabajo, Ministerio de Trabajo y RENATRE).
Tampoco estaría de más que articulen un plan de prevención y sanidad en el contexto de la pandemia que vivimos para los trabajadores rurales.
Pero lo más importante es que todos nosotros como sociedad debemos estar al tanto, debemos preocuparnos y ocuparnos de esto. Acá no hay grieta.Esta cosecha, al impedir la pandemia el arribo de trabajadores de otras provincias, puede ser una oportunidad única para reconciliar al productor con el trabajador de temporada.
Es nuestra oportunidad de juntar al trabajador rural de nuestra tierra, con el productor, el que se arriesga y hace crecer la economía mendocina. No desoigamos este llamado, seamos una sociedad justa y comprometida, no hay más chances, tenemos que ser mejores ahora.

Enlaces sobre los que se sustenta la presente reflexión:
https://www.hcdmza.gob.ar/site/noticias/68-noticia/6025-sesion-de-diputados-curso-favorable-para-resoluciones-y-declaraciones?fbclid=IwAR0C_yWR8bWGA4k2Ya7kR_-siFUn4MTYaUWe92X85g7iN2X-moExCuZDpRU
https://www.anses.gob.ar/ingreso-familiar-de-emergencia
https://www.anses.gob.ar/sites/default/files/cartilla/2020-09/Montos%20AAFF%20Septiembre%202020.pdf
https://www.anses.gob.ar/informacion/montos-de-asignacion-universal-por-hijo-y-por-embarazo-para-proteccion-social
http://www.unidiversidad.com.ar/mendoza-es-la-segunda-provincia-productora-de-hortalizas-del-pais
https://www.anses.gob.ar/tramite/tarjeta-alimentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.