GUAYMALLÉN. LA SALUD PÚBLICA EN TERAPIA INTENSIVA

 

Mientras transitamos los momentos mas duros de la peor pandemia de nuestra era, los distintos gobiernos locales despliegan estrategias. Aquí te presentamos un informe completo  y crítico sobre el departamento de Guaymallen, Mendoza.(al final para descargar el informe completo) 

Por Juan Carlos Villegas* y Yolanda Pozzo*

 

Increíblemente, y alegando la excusa del advenimiento de la pandemia, a partir de la segunda quincena de Marzo el gobierno provincial de Mendoza decidió “cerrar transitoriamente” 8 de los 22 Centros de Salud que conforman el sistema de Atención Primaria de la Salud en Guaymallén. En función de la distribución distrital de la población del departamento se puede estimar que las personas afectadas de manera directa con estos cierres serían aproximadamente 60000 y de manera indirecta toda la población atendida por el Sistema Público de Salud en el departamento, debido a que estos 8 cierres generan saturación en los Centros de Salud que si han quedado funcionando, dejando mucho más vulnerable a la poblaciones de riesgo con tratamientos crónicos y sin acceso  algunos programas sensibles como lo es  inmunizaciones  y salud reproductiva. Lejos de ayudar  este tipo de medidas generan un gran desconcierto en la población, todo muy lejano a lo que se comunica a través del marketing sanitario al que el gobierno provincial nos tiene acostumbrados, marketing que se vuelve absurdo cuando a través de los medios de comunicación provinciales se le pide a la gente que no concurra a los hospitales y que si lo haga a los Centros de Salud.

Claramente este tipo de medidas van en detrimento de la protección del derecho a la salud del pueblo de Guaymallén, limitan el acceso a servicios básicos y exponen a las personas desplazamientos económicamente difíciles de afrontar, a aglutinamientos en un sistema de transporte público al que se le han recortado frecuencias, o directamente al frío y a la inseguridad cuando son desplazamientos que se deben hacer a pie. Imaginemos personas con enfermedades crónicas, mujeres embarazadas, familias con niños muy pequeños, etc. teniendo que caminar largos trayectos en el frío y la oscuridad.

Al fin de cuentas, desde el inicio de la pandemia, en Guaymallén nos encontramos con un Sistema Público de Atención Primaria de la Salud que mediante el cierre transitorio de 8 de sus 22 efectores (36%)  ha profundizado su crisis a niveles insospechados y ha abandonado a gran parte de la población del departamento. Acción que, a nuestro entender, puede ser calificada sin lugar a dudas como injusta e inmoral.

El intendente Marcelino Iglesias debió ser el primero en enterarse de los cierres, inclusive mucho antes de que ocurrieran, e interceder ante el Ministerio de Salud para evitarlos o para que al menos se dispusieran medidas paliativas. Pero Marcelino no solo no se involucró, sino que es más grave aun,  ni siquiera se enteró (quizás porque su actitud autoritaria le impide escuchar a su comunidad). En una nota brindada a Radio La Mosquitera durante la semana pasada (habiendo transcurrido 4 meses desde que se iniciaron los cierres) el intendente departamental admitió no saber nada de lo que estaba ocurriendo y se comprometió a comunicarse con la persona que está a cargo del Área Departamental de salud de Guaymallén para conocer las razones. No sabemos si lo hizo o no, pero hasta el momento, una semana después, la situación no ha mejorado en nada.

INFORME COMPLETO PARA DESCARGAR 

 

*Juan Carlos Villegas. Presidente del Partido Justicialista en Guaymallén

* Lic Yolanda Pozzo . Mesa ejecutiva MAS IPSP MENDOZA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.