TOMA DE TIERRAS, UN DEBATE NECESARIO

Por Andres Leyes y Pablo Garciarena

Hay falsos debates, maniqueos y malintencionados que cada tanto retornan y se instalan “en la opinión publica”, amplificados y reproducidos por los voceros del “sentido común”: los medios masivos de comunicación y sus estrellas bien pagas del prime time.

Por estos días, nuevamente asistimos a uno de estas discusiones: las tomas de tierras protagonizadas por “organizaciones criminales y mafiosas en connivencia con punteros políticos que se aprovechan de las necesidades de la gente humilde”, titula un Feimann por allá, un Novaresio o un Hidalgo por acá.

Los siguientes párrafos no pretenden mucho más que perforar esos “debates/operaciones”, y aportar algunos argumentos para una discusión más honesta sobre una problemática que -al igual que otras  tantas- el sistema político las evita históricamente, no solo porque incomoda, sino porque pone en evidencia la incapacidad de resolverlas. A marzo de 2018, tres millones y medio de familias no tenían una vivienda adecuada donde residir. Un/una argentino/a cada tres, tiene problemas de vivienda.

            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.