NI DEMOCRACIA NEOLIBERAL, NI GOBIERNO LIMITADO, NI MANUAL DE BUENAS CRÍTICAS. NUESTRAS LUCHAS SIGUEN SIENDO LAS MISMAS.

Los elementos que contiene el relato de Jorge Aleman en su nota de Página 12 fechada el día 18 de febrero de 2021 son verdaderos pero insuficientes y por lo tanto se entregan a edificar una parte y no todo el edificio.
La realidad ciertamente puede ser observada desde distintos puntos de vista, y ciertamente esto puede ayudar a realizar lecturas sesgadas. Pero también es cierto que la realidad puede y debe ser construida con la mayor
cantidad de elementos posibles para así constituir un campo visual mucho más amplio. Todo esto sin negar que la realidad existe.

Por Sergio Mansilla.

s.mansilla.v@gmail.com

La realidad ciertamente puede ser observada desde distintos puntos de vista, y ciertamente esto puede ayudar a realizar lecturas sesgadas. Pero también es cierto que la realidad puede y debe ser construida con la mayor cantidad de elementos posibles para así constituir un campo visual mucho más amplio. Todo esto sin negar que la realidad existe.

“La única verdad es la realidad” nos coloca en el imperativo de no negar lo evidente y lo evidente es que la actual coalición gobernante encabezada por el Presidente Fernández no está cumpliendo con las expectativas que creó. Esta coalición llegó a las elecciones como una vía para que Macri no fuese reelecto y siguiese por cuatro años más en el gobierno. A esta coalición llegó el Peronismo electoralmente cercado por abajo y condicionado por maniobras de desmanejos judiciales amenazantes por arriba. Podemos mencionar también que los poderes fácticos de las oligarquías transnacionales y locales tampoco confiaban en otro gobierno de Macri y habilitaron otra vía: una coalición donde algunos de sus empleados llegasen junto al Peronismo. El resultado fue una contradicción fundante e insalvable que en algún momento se tiene que resolver: Massa no es Cristina y no responden a los mismos intereses.

Los elementos que contiene el relato de Jorge Aleman en su nota de Página 12 fechada el día 18 de febrero de 2021 son verdaderos pero insuficientes y por lo tanto se entregan a edificar una parte y no todo el edificio.

Que no se pueda comprobar que los poderes fácticos estaban interesados también en la no continuidad de Macri, puede ser en principio rebatido con datos de la realidad; a estos poderes Macri les sirvió para sacarse de encima al Peronismo del S. XXI que si bien abrevó en una considerable tradición de reivindicaciones populares no supo, pudo o quiso tomar la totalidad de la herencia peronista: una Patria Socialmente Justa, Económicamente Libre y Políticamente Soberana realizada en una Comunidad Organizada. Es decir, sostuvo una visión ideológicamente fuerte y limitada, sesgada. Y el Peronismo no es eso. El Peronismo busca la Unión Nacional, no la lucha de clases, el Peronismo busca la realización individual en una comunidad que se organiza y decide orgánicamente desde abajo y no es un estatismo fuerte. El Peronismo no es estatista, el Peronismo sostiene la subsidiaridad del Estado: la Comunidad está por encima del Estado, controla el Estado a través del Gobierno, y el Estado debe hacerse presente allí donde la Comunidad no puede resolver sus necesidades por sí sola. Entonces, así y todo este Peronismo S. XXI, así incompleto y todo sigue siendo un dolor de cabeza, una piedra en el zapato para las oligarquías. Pero tampoco es negocio para ellos que un grupo de delincuentes inconscientes como el macrismo choquen un país entero como la Argentina. Y acá entra un elemento mencionado por Jorge Aleman, estas oligarquías son un poder permanente, pero se equivoca al decir que no son una construcción política. Todo intento de desarrollar fuerzas para incidir sobre la marcha de una sociedad es una construcción política

También  Jorge Aleman nos muestra al actual gobierno y a la ciudadanía como entidades inocentes capturadas por una realidad neoliberal omnipresente. Esto no puede ser cierto porque ni el actual gobierno ni ningún gobierno se forma con ángeles. Más bien por lo actuado hasta hoy, pareciera que la pata peronista de esta coalición gobernante está siendo asediada y cercada. Las medidas que toma este gobierno han ido mayormente a sostener el poder político y económico de los poderes fácticos y muy pocas medidas en favor del Pueblo Nación.

 

Jorge Aleman también dice que el neoliberalismo controla a los gobiernos de derecha y eso no es tan así. Hemos visto acá y en otras partes del mundo como el neoliberalismo (heredero del liberalismo tradicional) se ha podido disfrazar de derecha e izquierda: Reagan y Clinton en EEUU; Tatcher y Blair en Gran Bretaña; Mitterand y Sarkozy en Francia; Felipe Gonzalez y Aznar en España; Pinochet y Bachelet en Chile; Videla, Menem y De la Rúa en nuestro bendito país.

 

Hacia el final de su nota, Jorge Aleman nos dice lo preocupado que está en relación a las críticas que desde adentro de la coalición gobernante se le hacen a Fernández. Aquí adopta precisamente el dogma neoliberal de la única vía. Hace lo mismo que los menemistas en los ‘90. ¿Cómo que no hay otra salida? ¿Cómo que es esto o el abismo?

 

Durante más de 300 años el Movimiento Nacional ha entablado una lucha contra todo poder que niegue la existencia de nuestra Nación y de la libertad y dignidad de su Pueblo. Decir lo que dice Jorge Aleman es desconocer no solamente al Peronismo (última expresión del Movimiento Nacional) sino la historia y la existencia del Movimiento Nacional.

 

Nosotros sabemos que es posible la construcción de una Patria Justa, Libre y Soberana, nosotros sabemos de luchas, sangre y muerte, pero también de la alegría de la dignidad, de tomar decisiones nosotros mismos como país, de niños, viejos, trabajadores desarrollando felices sus vidas. Nosotros sabemos porque una vez lo hicimos. No somos desleales al criticar la marcha de un gobierno que militamos para que llegara a la Casa Rosada, por eso mismo no andamos midiendo milimétricamente el supuesto daño que se le puede causar. Los peronistas que militamos la llegada de este gobierno lo vamos a sostener hasta el último momento de su mandato, pero también vamos a ayudar a construir uno que siga la vía Justicialista.

 

Entonces, estimado Jorge Aleman, no hay izquierda y derechas, no hay un pueblo y un gobierno sin posibilidades de actuar en una realidad neoliberal omnipresente, no hay un gobierno de buenos contra una derecha neoliberal que no lo deja actuar, no hay un pueblo cooptado por la astucia maligna del capitalismo. Lo que hay es un escenario de disputas a nivel internacional entre potencias, grandes corporaciones económicas pero sobre todo financieras y bloques regionales que también luchan por imponerse a los gobiernos; hay un escenario en nuestro país de disputas de intereses nacionales contra intereses antinacionales, de intereses populares e intereses oligárquicos, tanto en posicionamientos partidarios fuera y dentro del gobierno como en los terrenos de la economía, la cultura y lo social. Hay una lucha por la construcción de nuevas subjetividades y sentidos, pero desde el Peronismo siempre aportaremos el sedimento aprendido en más de 300 años: no hay individuos que se realicen en una comunidad que no se realiza; no hay comunidad que se realice sin individuos realizados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.