EL POPULISMO DEMAGÓGICO DEL INTENDENTE

Una de las pocas ideas que los discursos de la nueva derecha transmiten hoy a la sociedad es que el “maléfico populismo” contiene un eje que es la demagogia electoralista, es decir que los dirigentes políticos adoptan posturas al calor de los sentimientos populares del momento o de lo que dice la “opinión publicada” que busca ganar el imaginario colectivo en las diversas coyunturas.

Mendoza 25 de marzo de 2022

 

EL POPULISMO DEMAGÓGICO DEL INTENDENTE

 

 

 

Una de las pocas ideas que los discursos de la nueva derecha transmiten hoy a la sociedad es que el “maléfico populismo” contiene un eje que es la demagogia electoralista, es decir que los dirigentes políticos adoptan posturas al calor de los sentimientos populares del momento o de lo que dice la “opinión publicada” que busca ganar el imaginario colectivo en las diversas coyunturas. Así los debates de la democracia caen enredados en disputas “tribuneras” y nos conducen a visiones fundamentalistas que deforman la memoria y ocultan las verdades conquistadas en las luchas por la justicia que nuestro sufrido pueblo argentino supo conquistar.

Tal es el caso de nuestro intendente en Guaymallen, Marcelino Iglesias, que, tras una serie de desafortunadas expresiones políticas rayanas en el odio político, ahora ha decidido enrolarse en el “negacionismo” sobre el Terrorismo de estado culpable del genocidio, asesinatos, violaciones, robo de niños y niñas, robos a la propiedad y toda la larga lista de delitos contra la humanidad; que perpetuara la Dictadura Cívico Militar entre 1976 y 1983 en la Argentina.

Así, pareciera que el intendente interpreta que la sociedad se “derechiza” al calor de las figuras como Milei y otros actores sociales que irresponsablemente cuestionan a las víctimas del Terrorismo de estado. Y cree que repitiendo esos discursos ganará la simpatía del votante en sus legítimas aspiraciones electorales próximas.

Pone en duda la cifra de desaparecidos; como si detrás de esa “corrección” estadística que intentaron ya otros dinosaurios, pudiera encontrar una historia que explique la Dictadura como un castigo a la sociedad, ya que dice textual: “El 24 de marzo surgió…porque la misma democracia imperfecta había generado condiciones de mucho descontento, no solo en lo económico, sino también en lo social…”  En esta particular visión de la sociedad parece asomar una tenebrosa idea de que cuando la democracia no sale bien, aparecen estos infiernos.

La otra frase de la irresponsabilidad expresiva del Intendente Iglesis es cuando sostiene que “un hubo buenos ni malos, la democracia no dio las soluciones”. Señor Intendente, la democracia que usted protagoniza siempre debe dar y dará las soluciones en el ámbito de la libertad de los argentinos y argentinas; culpando a la democracia no enseña historia como pretende, sino que transmite resignaciones, silencios e inocentes complicidades cuando el terror se apropia del estado.  

Y sí, claro que hubo buenos y malos, ¿Cómo pretende que sean iguales los represores, torturadores, asesinos y ladrones que usando la fuerza del estado y arrogándose la representación de la patria para hacerlo; que los cientos de miles de víctimas de ese terror que sufrieron esos crímenes? ¿Cómo quiere enseñarle a los chicos y chicas en las escuelas que no son “malos” quienes ejecutaron el mayor de los crímenes que es la miseria planificada que imponen a sangre y fuego los modelos económicos que los militares y sus socios económicos impusieron en nuestro país y que cada tanto se enseñorean en cuanto burócrata de la derecha logra un cargo estatal y quiere “ajustar” el estado y “desatar” las fuerzas del mercado que solo traen pobreza y atraso?

Sería mucho mejor que usted se haga cargo de una política pública de memoria y lleve a las escuelas y a todos lados; a los sobrevivientes de aquella masacre, en el departamento de Guaymallén hay muchos. Sólo tiene que bajarse del pedestal de la soberbia que se subió hace 6 años y hablar con la gente, se sorprendería intendente, muchos son cercanos o parte de su partido político.

Este camino del “populismo demagógico” que intenta para posicionarse electoralmente, solo causa más dolor, un Intendente que este a la altura del pueblo de Guaymallén debe trabajar para la fortaleza de la democracia, y no para culparla del horror pasado.      

 

 

 

Por Rodrigo Aguilar

Ex coordinador de derechos humanos

Departamento de Guaymallen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.