HACER POSIBLE LO IMPOSIBLE

 

Por Lucas Lucero (sociólogo Uncuyo)

 

El filósofo Esloveno Slavoj Zizek nos invita a pensar una definición diferente de Utopía. No se trata de la vieja idea que refleja un mundo ideal, armónico y perfecto que no se hará realidad pero que, según un escritor uruguayo, “sirve para caminar”. Se trata de hacer algo nuevo cuando ya no queda alternativa. La dimensión utópica de una práctica opera como necesidad activa en el presente, no como una proyección imaginaria del futuro. Emerge de la urgencia. Un acto que irrumpe intempestivo en medio del discurrir de la cotidianeidad, la cual, no es factible de ser soportada así como esta. Una praxis creativa para enfrentar lo que irremediablemente debe caducar si la prioridad es sobrevivir. Hacer posible aquello que parece imposible en las coordenadas simbólicas de una época.

En la actualidad, el liberalismo con sus instituciones políticas (democracia liberal), económicas (el mercado como entidad reguladora de las relaciones económicas) y sociales (la sociedad como agregado de individuos que compiten entre sí) aparecen como único horizonte de posibilidad para la organización de las relaciones entre las personas. Lo que queda fuera de esta perspectiva es mostrado como irracional, como una anomalía a ser resuelta o eliminada. El poder, afirma el filósofo Italiano Franco Berardi (de ahora en más lo llamaremos Bifo), “es la selección y la imposición de una posibilidad entre muchas, y la simultánea exclusión (e invisibilización) de muchas otras posibilidades.” (Berardi, 2019) *

Piñera no se equivocaba cuando afirmaba que Chile era un oasis. Para las clases dominantes, el país trasandino es la representación de la “normalidad” neoliberal. A pesar de las movilizaciones de estudiantes y trabajadores, que se sucedieron a lo largo del periodo democrático, el andamiaje neoliberal siguió en pie, constitución pinochetista incluída. Si bien los gobiernos de la Concertación lograron disminuir la pobreza y la desigualdad en términos de ingresos, los servicios esenciales siguieron privatizados, el acceso a la seguridad social es mínimo, el sistema educativo es excluyente, etc. Lo que entró en crisis, a partir de las manifestaciones masivas del pueblo chileno, es la base subjetiva del neoliberalismo. Aquellas verdades del exitoso modelo chileno. ¿Será suficiente para parir un cambio profundo en las relaciones políticas sociales y económicas?

La presencia de esos cuerpos en la calle, resistiendo el embate de la represión, articulando modos tradicionales y novedosos de protesta, sirviéndose de las redes sociales ante la manipulación mediática, abrió una serie de interrogantes:¿Puede existir una democracia con un “pueblo de egos solos”, sin vínculos, sin organización, sin solidaridad?¿Hay democracia cuando un sistema de representación está desvinculado de las mayorías?¿Es deseable la vida en una país que tiene el acceso a sus bienes públicos privatizado y concentrado?

Futurabilidad

Aquello que parecía imposible ha sido conjurado en las manifestaciones. Se abre una pluralidad de posibilidades, limitadas, dadas las imposibilidades inscriptas en el presente, pero de alcances inimaginables. La historia no es la sucesión de etapas evolutivas programadas de antemano, sino el resultado de selecciones y bifurcaciones. Bifo llama potencia “a la energía subjetiva que despliega las posibilidades y las realiza. La potencia es la energía que transforma las posibilidades en realidades.” (Berardi, 2019) Continúa, afirmando que “Al verse ante una disyuntiva entre posibilidades distintas, el organismo entra en vibración y a continuación realiza una elección que se corresponde con su potencia.” (Berardi, 2019) El pueblo chileno se encuentra en este jardín de senderos que se bifurcan, de caminos que se abren ante el derrumbe de la máscara neoliberal.  Si observamos la multiplicidad de formas de expresión del descontento, podemos afirmar que hay potencia, al menos en el sentido que el filósofo Italiano habla. Bifo aclara que, para que una posibilidad pase de la virtualidad a la realidad debe ser encarnada por un sujeto. ¿Estamos en presencia de la emergencia de un sujeto capaz de cambiar la realidad Chilena? Habría que ir un poco más lejos con la pregunta y tener en cuenta que, para poder plasmar las transformaciones será necesaria la participación electoral ¿Serán capaces de construir una herramienta electoral que exprese a ese sujeto heterogéneo?

Los países sudamericanos se encuentran, hoy como ayer, en una coyuntura similar. Las mayorías ya no parecen tolerar la pérdida de calidad de vida, la fragmentación, la construcción del otro dominado como enemigo. El “no vuelven más” del ciclo neoliberal, que auguraba un ciclo largo de gobiernos conservadores, está llegando a su fin. Sin embargo, las estrategias son diferentes dependiendo del país que se observe. En Argentina hay, por parte de algunos sectores, un fetichismo del camino insurreccional. No se trata de ser un sommelier de procesos, ni de jerarquizarlos. En mi opinión, es más productivo entender que, si bien tenemos muchísimas coincidencias con los países hermanos del cono-sur, tanto en el diagnóstico de la situación, como en las necesidades de la actualidad, hay contextos diferentes, actores diferentes y por ende, estrategias diferentes. Salir del péndulo que va del autoflagelo (somos unos “tibios” que dejamos pasar las reformas neoliberales), al argentinocentrismo (somos los mejores ya que pudimos armar rápidamente una alternativa electoral) y pensar cada nación en su especificidad dará un mejor resultado en términos de una tarea de vital importancia en el presente: coordinar esfuerzos entre los que queremos que haya cada vez más igualdad en latinoamérica.

 

Nuestra época, no sólo en latinoamérica, está signada por un dilema: o transformamos nuestras sociedades en un sentido de justicia, de límite a la explotación de recursos y personas, donde la tecnología sea puesta en función del mejoramiento de la calidad de vida o el futuro que nos espera es el de un mundo inhabitable. Depende de nosotros.

* Berardi, Franco. Futurabilidad: la era de la impotencia y el horizonte de la posibilidad. Caja Negra. Buenos Aires. 2019.

 

 


Si has llegado hasta aquí y te gustó nuestra publicación Suscríbete!!!! 
Te enviaremos un correo con nuevos contenidos

2 thoughts on “HACER POSIBLE LO IMPOSIBLE

  1. This is a topic that is close to my heart… Many thanks! Exactly where are your contact details
    though? I’ll right away grasp your rss as I can not find your e-mail
    subscription link or e-newsletter service. Do you have any?
    Please allow me recognise so that I may just subscribe.
    Thanks. I am sure this article has touched all the internet viewers, its really really
    nice article on building up new web site. http://car.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *